Desde esta martes cientos de ecuatorianos esperan frente a las puertas de las oficinas de la empresa ecuatoriana OGC Paquetería en busca de una respuesta para los miles de paquetes que se encuentran desaparecidos tras el cierre por sorpresa de esta compañía de mensajería propiedad de Marcela Veyez Andagoya, en paradero desconocido desde hace una semana, y Oscar Geovanny Zuñiga, que se encuentra en Ecuador.

“Tu satisfacción es nuestra prioridad, por eso tenemos un canal de consulta y gestión para cada gusto”, reza uno de los esloganes de la empresa. Sin embargo, desde ayer todas las oficinas se encuentran cerradas, nadie coge el teléfono de ninguna de ellas y ya son miles los ecuatorianos afectados que desconocen dónde están sus envíos.

chorizos

OGC tiene sus oficinas principales en Madrid y sucursales en Murcia, Palma de Mallorca, Barcelona y Hospitalet de Llobregat. Todas permanecen cerradas. Y una oficina en Bruselas (Bélgica) en la que se recibían paquetes de Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Holanda, Suiza y Luxemburgo.

Y no es para menos ya que los envíos de los que se desconoce su paradero son en su mayoría muebles de ciudadanos ecuatorianos que se han acogido al Plan de Retorno del Gobierno ecuatoriano, herramientas para el trabajo y documentación.

Los paquetes o bien estarían en el almacén de OGC Paquetería en Madrid, volando, o en Guayaquil. Pero nadie tiene confirmación de esto, ya que nadie de OGC ha dado ninguna explicación ni se les ha localizado.

Al parecer la empresa sufría problemas económicos desde hace unos meses, afirman que no habían dado muestra de ellos y que incluso invertían pequeñas cantidades de dinero en eventos para darse a conocer entre la comunidad ecuatoriana.

En la página de Facebook Afectados OGC Paquetería se pueden leer los mensajes de los innumerables afectados. Personas que desde el mes de noviembre desconocen donde está su envío y otras que al no encontrarse en España de sienten más desamparados aún. Este periódico ha intentado ponerse en contacto con la empresa y nadie responde a ninguno de los teléfonos.

Según uno de estos afectados, los propietarios se han llevado y destruido en las oficinas de la empresa en Guayaquil toda la documentación que pudiera comprometerles, “teléfonos, computadoras, documentos, paquetería por entregar”. Información que confirman empleados de la compañía que aseguran que el domingo recibieron una llamada de Óscar Zuñiga en el que les pedía disculpas por lo sucedido, pero que no podía continuar con el negocio por, al parecer, una mala administración de los propietarios.

La empresa, al haber sido creada en España se rige por las leyes españoles. De momento, el embajador de Ecuador en España se encuentra reunido con un equipo jurídico para decidir las medidas a tomar, ya que muchos afectados se han acercado a la Embajada para solicitar su ayuda.

De momento, los afectado pueden presentar una denuncia ante las autoridades españolas y con ella acercarse a su consulado más cercano con toda la documentación que posea.

 

fuente: El Mundo

 

Anuncios